Las Sustancias Separadas

[De substantiis separatis; Texto español según edición B.A.C. Maior, Madrid 2007]

Prólogo

CAPÍTULO 1: Las opiniones de los antiguos y de Platón

CAPÍTULO 2: La opinión de Aristóteles

CAPÍTULO 3: Concordancia de las posiciones de Platón y Aristóteles

CAPÍTULO 4: Diferencias entre las posiciones de Aristóteles y Platón

CAPÍTULO 5: La posición de Avicebrón

CAPÍTULO 6: Se rechaza la posición de Avicebrón

CAPÍTULO 7: La materia no puede ser común a la sustancia corpórea y a la espiritual

CAPÍTULO 8: Respuesta a los argumentos de Avicebrón

CAPÍTULO 9: La opinión de quienes dicen que las sustancias espirituales no son creadas

CAPÍTULO 10: Las sustancias espirituales proceden inmediatamente de Dios

CAPÍTULO 11: Las perfecciones esenciales de las sustancias espirituales proceden inmediatamente de Dios

CAPÍTULO 12: Contra Orígenes. Las sustancias espirituales fueron creadas desiguales por Dios

CAPÍTULO 13: Conocimiento y providencia de las sustancias espirituales. Errores contrarios

CAPÍTULO 14: Dios conoce todas las cosas

CAPÍTULO 15: La divina providencia se extiende a todas las cosas

CAPÍTULO 16: Respuesta a las objeciones anteriores

CAPÍTULO 17: Del error de los maniqueos acerca de las sustancias separadas

CAPÍTULO 18: Del origen de las sustancias espirituales según la fe católica

CAPÍTULO 19: La condición de las sustancias espirituales

CAPÍTULO 20: La distinción de los espíritus angélicos

Si encuentras un error, por favor selecciona el texto y pulsa Shift + Enter o haz click aquí para informarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.