CAPÍTULO LXI: La eucaristía

CAPÍTULO LXI

La eucaristía

Así como la vida corporal necesita el alimento material no sólo para su crecimiento, sino también para conservar la naturaleza corporal, evitando que se disuelva por el continuo desgaste y flaquee su vigor, del Mismo modo fue necesario que la vida espiritual tuviera un alimento sobrenatural, por el cual los regenerados se conserven en las virtudes y se desarrollen.

Y porque fue conveniente que los efectos espirituales se nos dieran bajo semejanzas de cosas visibles, como se ha dicho (c. 56), este alimento espiritual se nos da bajo as especies de aquellas cosas que los hombres usan con más frecuencia para el alimento corporal. Y tales son el pan y el vino. Por eso se nos dio este sacramento bajo las especies de pan y vino.

Pero se ha de tener en cuenta que en las cosas corporales la unión entre engendrante y engendrado es distinta de la unión entre alimento y alimentado. Porque no es preciso que el engendrante se una al engendrado substancialmente, sino sólo por la semejanza y la virtud; por el contrario, el alimento se ha de unir substancialmente al alimentado. Por eso, para mantener la correspondencia entre los efectos corporales y los espirituales, el misterio del Verbo encarnado se une de un modo a nosotros en el bautismo, que es una generación espiritual, y de otro en este sacramento de la eucaristía, que es el alimento espiritual. Porque en el bautismo está el Verbo encarnado solamente según la virtud; mas en el sacramento de la eucaristía confesamos que está substancialmente.

Y como nuestra salvación culminó con la pasión y muerte de Cristo, por la cual su sangre se separó de la carne, por eso se nos da separadamente el sacramento de su cuerpo bajo la especie de pan y el de la sangre bajo la especie de vino, a fin de que tengamos en él un recuerdo y representación de la pasión del Señor. Y, según esto, se cumple lo que dijo el Señor: “Mi carne es verdadera comida, y mi sangre, verdadera bebida”.

Si encuentras un error, por favor selecciona el texto y pulsa Shift + Enter o haz click aquí para informarnos.

Comments 3

  1. La Santa Eucaristia debe y tiene que ser bajo las dos Espesies como nos lo dejo el señor Jesus, el señor la Ultima Noche Tomo Pan lo partio y lo dios diciendo tomen y coman todos de el esto es mi cuerpo, en ningun momento de la Eucaristia el Señor metio un trozo de pan en el caliz para unir su cuerpo con su Sangre, si no separadamente despues de senar Tomo el Caliz lo paso disiendo este es el Caliz de la alianza nueva y eternaque se derrama por ustedes y por muchos. dada esta Forma que Segun San Juan es totalmente Biblica porque nos la cambian¿ Con esto nos quitan la Salvaciòn ya que segun San Juan 6: 51 – 54 Cuerpo y Sangre no solo cuerpo sino su Sagre tambien. Lo demas a mi parecer son solo preseptos humanos, que alejan al catolico practicante y biblico que choca con esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.